+34 913 85 49 59 / vittayoga@gmail.com

Es el primer yama y el más fundamental, el resto están en relación con él.

Es la no violencia y el respeto a la vida. No hacer daño, no injuriar, amabilidad, consideración, amor hacia todos los seres vivos, por uno mismo y por los demás, en especial los débiles, los inocentes, los que se encuentran en apuros o en una situación peor que la nuestra; no matar, hacer el menor daño posible y el mayor bien posible. Paciencia y perdón.

No infligir dolor en otros por medio de la acción, palabra o pensamiento. Debemos relacionarnos con todo con mucha delicadeza. Incluimos a los animales, plantas y la tierra que habitamos.

Lo más importante para llevar a cabo Ahimsa sería el respeto, en principio a tu cuerpo, a tus limitaciones y al resto y tratar a todos y a todo desde el amor.

Ahimsa requiere introspección para cambiar los pensamientos y acciones negativas y destructivas por otras positivas y constructivas. Es lo contrario de egoísmo, es el altruismo, el amor absoluto. Implica estar atentos al bienestar del otro.

Debemos mantenernos en la bondad para no desarrollar ira u otras emociones que se quedan en nuestro interior y nos hacen daño. Consiguiendo, como contrapartida, que haya más amor a nuestro alrededor, pues todo lo que emanamos se impregna en el resto, si entregamos bondad y amor será lo que recogeremos.

Uno de los problemas surge porque Ahimsa no es un término absoluto sino relativo, debemos decir y hacer las cosas con la mayor veracidad posible (Satya) y con la mayor responsabilidad, no podemos decir a alguien alguna cosa que es verdad de forma inadecuada o grosera.

La intolerancia, agravio verbal, pensamiento de odio, el abuso, la falta de respeto, menosprecio de los débiles, imponer nuestros deseos, nuestras ideas son formas de violencia. Implican una gran energía que debemos canalizar en sentido contrario. No debemos agredir físicamente, ni de palabra, ni actos ni pensamientos ni a otro ser humano, ni a los animales, ni a la naturaleza.

Implica un vivir la atención plena en todo lo que hacemos. Debemos matar el egoísmo y controlar nuestras emociones e impulsos.

Gandhi estaba fuertemente convencido y trabajaba a favor de Ahimsa y lo acercó a Occidente. Martin Luter King y otros se influenciaron de este concepto. Para él amar era el estado activo y más puro de Ahimsa. Gandhi dijo sobre Ahimsa: “La no violencia es la mayor fuerza a disposición de la humanidad. Es más efectiva que el arma de destrucción más efectiva que haya ingeniado el hombre.”

Literalmente Ahimsa significa no violencia hacia la vida, pero tiene un significado mucho más amplio. Significa también que uno no puede ofender a otra persona, debiendo compadecerse del otro, incluso si se trata de un enemigo. Para aquellos que siguen esta doctrina, no hay enemigos. Quien cree en la eficacia de esta doctrina halla el último estado, cuando se alcanza la meta, viendo el mundo a sus pies. Si expresamos nuestro amor, Ahimsa, de tal modo que marque para siempre a nuestro enemigo, dicho enemigo nos devolverá ese amor.

Ahimsa o no violencia, por supuesto, implica no matar. Pero la no violencia no se refiere únicamente a no matar, sino que Ahimsa implica una abstinencia absoluta de causar cualquier dolor físico o emocional a cualquier ser vivo, bien sea por pensamiento, palabra u obra.

La no violencia requiere una mente, una boca y unas manos pacíficas.

Cesta de compras