+34 913 85 49 59 / vittayoga@gmail.com

Manipura es el chakra del poder, la fuerza, y la transformación, una de las formas que llegamos a esta transformación interior es a través de la voluntad, que es combinación de la mente y la acción, la dirección consciente de hacia dónde quiero dirigirme.

Hay varias formas de estar viviendo sin desarrollar conscientemente esta Voluntad.

  • Vivir en letargo, dejando que me arrastre la corriente.
  • Vivir anclado en el “pobre de mí”.
  • Vivir sometido.

Hoy hablamos del “pobre de mí”. Todos tenemos nuestra carga en la vida. Nuestras emociones tratadas en el segundo chakra, swadhisthana han podido pasar por situaciones complicadas y una de ellas puede ser que nos hayamos sentido víctimas de nuestra vida o circunstancia. Manipura nos da la posibilidad de cambiar la perspectiva, hasta qué puntos somos víctimas o somos la causa. Víctima es la persona que se siente impotente, que no sabe cómo tiene que hacer para salir de esta situación. Evidentemente nos han podido ocurrir circunstancias desagradables que nos lleven a ese victimismo, pero ahora conocemos que debemos aceptar los hechos ocurridos y que nos sirven para crecer, y en este crecimiento entraría a formar parte la voluntad de hacia dónde quiero seguir mis pasos: si seguir con esta actitud de frustración y victimismo o modificarla y crecer con ella. Toda circunstancia surge por algún motivo, si estudiamos ese motivo podemos descubrir la causa y utilizaremos el fuego donde desaparecerá consumida.

Para aprender a desarrollar la voluntad, el primer paso consiste en darnos cuenta de que tenemos voluntad y que está actuando siempre. Todo lo que eres y lo que tienes es a través de esa Voluntad.

Ahora toca decidir conscientemente hacia dónde quiero dirigirme, que es lo que realmente quiero para mí y dejar a un lado lo que “debo hacer”.

Cómo recuperar la fuerza interior:

  • Rompe con la inercia. Haz algo diferente.
  • Aprende a cuidar de ti mismo. Sabes mejor que nadie lo que quieres y lo que necesitas.
  • Evita lo que produce desvalimiento.
  • Rompe ataduras. Cuando algo no funciona déjalo correr.
  • Atención. Pon atención donde sea necesario y observa hacia dónde se dirige.
  • Toma de fundamento. Debemos poner la atención en el “aquí el y ahora”.
  • La ira. Muchas veces el bloqueo de este chakra puede deberse a ira contenida, siendo ésta una fuerza potente, debemos canalizarla sin ofender, fundamentalmente, a nuestros seres queridos.
  • El amor. Vigoriza la voluntad.
  • La risa. Debemos aprender a reírnos de nosotros mismo y no tomarnos las cosas demasiado a pecho.
  • El esfuerzo y la resistencia. Tanto es el esfuerzo como la resistencia agotan nuestra energía.

Haz lo que realmente quieras para ti y no lo que debas.

Cesta de compras