Sahasrara, la UNIDAD

Situado en la coronilla.

COLOR: violeta, blanco o dorado.
ELEMENTO: pensamiento, información, entendimiento
SONIDO: AUM
GLÁNDULAS: pituitaria o hipófisis.
IMÁGENES SIMBÓLICAS: la luz, el vacío, el firmamento, el cosmos.
AFECCIONES: debilidad en las defensas, desequilibrios inmunológicos, trastornos de la melatonina, confusión, incapacidad para aprender o comprender, depresión.
ALIMENTO: el ayuno.
POLARIDAD: luz-oscuridad.
ACEITES ESENCIALES: incienso, loto.
CUALIDAD TRASCENDENTE: Conciencia, Unidad
CAMINO YÓGUICO: yñana yoga, meditación.

Cada uno de los chakras comprende un aspecto mental, éste sería el centro principal de control de la mente, donde se encuentran nuestras estructuras conscientes e inconscientes de nuestro pensamiento, nuestro sistema de creencias, todas esas estructuras mentales que hemos ido forjando conscientemente y nos han ido forjando sin darnos cuenta a través del paso por la vida, la educación, la relación con el entorno, etc.

Relacionada con la glándula pituitaria o hipófisis, que regula el funcionamiento del resto de las glándulas y al igual regula el funcionamiento completo de todo nuestro aspecto mental tanto intelectual como instintivo.

Aquí reside la Consciencia, como aquello de lo que estamos hechos en última instancia, por ello vamos a dejar claros algunos términos que convienen no confundir:

• Conciencia: conocimiento de lo que nos rodea, en base a los órganos de los sentidos. Ejemplos: capacidad de distinguir entre el bien y el mal, tener mala conciencia, remoderte la conciencia, no tener conciencia, etc.

• Consciencia: es el conocimiento que tenemos de nosotros mismos. La consciencia define al Ser. Se es consciente de sí mismo y de lo que nos rodea en base a lo que uno ES.

• La Consciencia: en su forma más absoluta, es el espíritu universal, inmutable (constante o que no cambia), presente en todo y eterno. Es la realización espiritual o la iluminación, los diferentes niveles de realidad, energías y percepciones en los que nos sintonizamos antes de alcanzarla. Es la Consciencia Universal, la que para el yoga es Braman, que es la única verdad y todo lo que existe y lo que las religiones llaman “Dios”. Sólo nos separa de alcanzar esta Consciencia nuestra mente, la identificación con nuestros egos. Aquietando la mente nos fundimos en la totalidad infinita en la que tomos somos Uno, y donde se encuentra la sabiduría, dicha y armonía.

Para hablar de la mente consciente, vamos a aclarar algunos términos que para algunos es lo mismo inconsciente y subconsciente.

Mente consciente: encargada de percibir la realidad de la que el sujeto se da cuenta y que puede describir sin esfuerzo. La percepción, los recuerdos, los pensamientos… Razona, juzga, planifica, analiza.

Inconsciente: es la sección más grande y oculta de la mente, donde reposan innumerables experiencias que has vivido desde la niñez y que son imposibles de recordar. Están presentes en forma de impulsos, impresiones, pensamientos incontrolados y recuerdos reprimidos: activos e impulsivos.

Subconsciente: conoce las cosas que has sabido, pero que temporalmente has olvidado ya en tu consciente. Con un poco de esfuerzo puedes volver a recordar y traerlas al campo de lo consciente.

Sahasrara nos conecta con el orden de todas las cosas, con la fuerza que coloca cada cosa en su sitio. La armonía que se da cuando cada cosa está en su sitio y ocupa su función. Percepción de la unidad de todas las cosas. Sentirse uno con el Universo. Iluminación de la mente, percepción de la trascendencia de todas las cosas.

Es la coronación de todo el sistema de chakras, simboliza el ser en su máximo estado de realización. Es el centro de nuestra Consciencia Cósmica.

Como hemos mencionado anteriormente, representa las estructuras conscientes e inconscientes de nuestro pensamiento y nuestro sistema de creencias. Funcionamos a través de este sistema de creencias, pero debemos hacerlo desde la armonía y no desde la dominación.

Sahasrara no es algo sobre lo que podamos pensar o analizar, debemos sentirlo y nos quedará claro cuando lleguemos a ese momento, por lo tanto, diremos que:

“El Tao que puede ser nombrado no es el verdadero Tao”. – Tao Te King

Etiquetas: Sin etiquetas

¡Gracias!

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados