+34 913 85 49 59 / vittayoga@gmail.com

Mantra es una palabra o grupo de palabras sin un significado o definición literal o específico. El término “mantra” significa “liberador de la mente”, está formado por manah (mente) y “traiate” (liberación) quedando explícito su significado y utilidad. Se recitan en voz alta o bien de manera interna, de forma rítmica y repetitiva como objeto de meditación.

El principio de un mantra es el concepto básico de que el sonido es vibración y toda vibración genera energía. Todo en el Universo vibra. 

Los mantras se repiten un determinado número de veces con un fin concreto, y por el ritmo y vibración que producen, tienen el poder de enfocar la mente y motivar cambios. A medida que recitamos y nos concentramos en el mantra, nuestra mente no tiene tiempo para pensamientos y podemos meditar tranquilamente.

Los mantras emplean un canal subliminal con intenciones benéficas. No es necesario intelectualizar el “significado” o la simbología del mantra para que su sonido ejerza sus efectos. El ritmo sonoro funcionará en el plano inconsciente y acabará por saturar los pensamientos conscientes. De hecho parte de la magia consiste en que no debe reflexionar sobre su sentido, pues sólo así trascenderemos los aspectos de la mente consciente y percibiremos su unidad.

A lo largo de la repetición del mantra la información que contiene el mismo se desvanece quedando solamente el efecto sonoro y tranquilizador en nuestra mente. No hay que pensar activamente en el significado gramatical del mantra (si es que lo tiene). Si se conoce el significado de alguna de las palabras, es posible que nos remita a ciertas ideas. Esas asociaciones tendrán un efecto en nuestra mente y su sentido se irá haciendo más profundo cada vez, conforme lo exploremos fuera de la meditación.

Podemos crearnos un mantra particular que sea una afirmación concreta, algo que queremos realzar en nosotros y recitarlo como un mantra.

Con la repetición de los diferentes mantras el poder irá manifestándose más y más, los obstáculos mentales y físicos empezarán a desvanecerse. El mantra vigoriza la mente y produce energía.

El canto interno de los mantras crea una vibración favorable en el sistema límbico del cerebro, éste es afectado por la repetición mental de sonidos solamente internos.

Los mantras fluyen en forma de ondas a través del cuerpo, haciendo vibrar las glándulas endocrinas; así las vibraciones de la mente y el cuerpo son sincronizadas por el mantra.

El trabajo con la voz y el sonido es muy importante como trabajo de autoexpresión y descarga energética, ya que el sonido es una herramienta poderosa y un vehículo muy potente de circulación energética. Intervienen simultáneamente mecanismos corporales (funcionamiento del diafragma, del cuello, base de la lengua), mecanismos respiratorios (uso del aire) y mecanismos sonoros (producción de armónicos, amplificación del sonido en los resonadores del cuerpo).

Por lo tanto, puede verse que los bloqueos no son sólo psicológicos, sino que el bloqueo psíquico o de alguna emoción tiene su paralelo a nivel físico, en las distintas zonas del cuerpo, con contracciones musculares que crean verdaderos anillos de tensión (corazas).

En relación al OM la O hace vibrar la caja torácica estimulando las células pulmonares y permitiendo un mejor intercambio gaseoso, afectando también la zona del abdomen; la letra M produce una vibración craneal, generando un masaje en toda la corteza cerebral estimulando el hipotálamo, la hipófisis y la pineal; la primera controla la síntesis de numerosas hormonas, se relaciona con el equilibrio y asegura la orientación del cuerpo en el espacio, la segunda coordina el ritmo de la respiración y los latidos del corazón.

Cesta de compras